Home » Sin categoría » Cómo preparar la salida de emergencia de un local

Cómo preparar la salida de emergencia de un local

Una salida de emergencia es una salida que presenta una estructura especial, y su objetivo es favorecer la salida de las personas que estén dentro del local o edificación ante cualquier evento que coloque en gran riesgo su vida, como un incendio.

Todo local que reciba público, como oficinas, centros comerciales, restaurantes, y muchos otros similares, deben incluir en su estructura este tipo de salidas, muy bien señalas, de manera que se puedan apreciar desde cualquier punto del salón.

Identificación de la salida de emergencia

Las salidas de emergencia deben estar ubicadas de manera estratégica, de tal manera que permitan la evacuación del lugar en un tiempo no mayor a 10 minutos luego de declarada la emergencia.

Al momento de definir las salidas de emergencia, estas deben estar ubicadas de tal manera que sin importar donde esté la persona, en menos de 40 metros de distancia ya pueda estar en un punto de evacuación. Por lo tanto, mientras más amplia la estructura, mayor es la cantidad de salidas de emergencia que debe presentar.

Estas salidas deben estar perfectamente señaladas, con letreros que digan SALIDA DE EMERGENCIA, deben estar ubicados a una altura mínima de 2,20 metros del suelo, y las características del letrero pueden ser personalizadas, pero que puedan ser fácilmente visibles a 20 metros de distancia.

También deben contar con una señalización luminosa, en caso de que el servicio de electricidad falle, sea posible seguir la ruta aún a oscuras.

Características de la puerta de emergencia

La puerta empleada para las salidas de emergencia debe cumplir algunas condiciones, antes de que el cerrajero la instale.

Antetodo, esta debe ser de un material resistente al fuego, y al momento de ser instalada, para abrir debe ser al empujar el mecanismo de apertura hacia afuera, por lo general es una barra de emergencia. La puerta nunca debe estar cerrada con llave, ni poseer obstáculos de ningún tipo durante la ruta de escape.

Vale destacar que en caso de que la salida de emergencia sea una puerta de vidrio, este debe ser elaborado en vidrio de máxima seguridad templado, de manera que resista los posibles golpes mientras las personas intentan salir a través de ellas.

Las salidas de emergencia deben tener una altura mínima de 2,03 metros, y un ancho de 0,90 metros por cada 100 ocupantes. Si se estima que la cantidad de ocupantes es mayor, entonces el ancho debe ser incrementado a razón de 60 centímetros por cada 100 usuarios o fracción adicional.

Otras características de la ruta

Es importante que toda la ruta de salida esté debidamente señalizada, con letreros luminosos, que puedan ser visibles desde cualquier punto de la sala.

Respecto a las escaleras, puede instalar barras de seguridad a los lados, estas evitarán que los ocupantes se resbalen el caos sea mayor.

No olvide solicitar al cerrajero que realice el mantenimiento necesario a la puerta y los sistemas que él haya instalado, con una frecuencia mínima de 6 meses.

Toda la estructura debe disponer de las alarmas básicas, que son las de incendio, de sismo y las de ataques. También cada estructura debe tener un plan o protocolo de emergencia, para diferentes casos, y el personal que labora en estos lugares debe conocerlo y dominarlo, por lo que es recomendable realizar simulacros de manera regular, y así mejorar los tiempos de evacuación.